Hacia una construcción cero en emisiones

"Primer sello español que asegura que no se ha emitido CO2 en el proyecto de construcción"
Detalles
Construyendo en verde

El cuidado por el medio ambiente es una prioridad cada vez mayor en toda actividad económica, especialmente en el sector construcción, ya que genera en torno al 40% de las emisiones de CO2 mundiales. Por esta razón, cada vez es más común edificar siguiendo certificados ecológicos que ayudan a seguir una senda de descarbonización y sostenibilidad.

Año tras año, gracias al desarrollo de nuevas tecnologías y metodologías de construcción, surgen nuevos certificados que se unen a los ya existentes, que constantemente se actualizan con nuevas exigencias. En este contexto de prioridad ecológica se crea el sello ‘CO2 nulo’, el primer certificado de origen español para edificios con cero emisiones.

Los objetivos principales son claros: que cada vez haya menos edificios dependientes de combustibles fósiles, extender el uso de la energía 100% renovable, concienciar sobre el cálculo de la huella de carbono generado y equilibrarlo con programas de compensación reconocido.

Impulsado por la asociación Ecómetro, con esta propuesta se busca un cambio contundente en la manera de entender el impacto medioambiental en la arquitectura, además de facilitar la difusión de alternativas que ayuden a mitigar las emisiones de carbono dióxido en el sector de la construcción.

Los cinco pasos hacia la construcción C02 Nulo

Para lograr esta certificación durante la construcción de un nuevo edificio o en su reforma, la asociación Ecómetro lista estos cinco objetivos a cumplir:

  • Medición de la Huella de Carbono en las diferentes etapas de construcción o rehabilitación, así como en la extracción de los materiales, transporte hasta el lugar de trabajo, puesta en obra y etapa operacional. Este examen deberá hacerse a través de la metodología ACV (análisis de Ciclo Vital).
  • Búsqueda de la minimización de la Huella de Carbono generada a través de diferentes medidas, como la elección de materiales sostenibles o un diseño que suponga una máxima eficiencia energética.
  • La compensación de carbono a través de los programas (nacionales o internacionales) reconocidos. El coste por cantidad de CO2 compensado puede depender de variables como el lugar del proyecto, la categoría o la fluctuación del mercado. Desde Naciones Unidas se puede acceder a un listado oficial de proyectos de compensación en curso.
  • La electrificación del edificio debe ser del 100%, ya que no puede alimentarse a través de combustibles fósiles.
  • Toda fuente de energía debe ser de origen renovable y puede generarse desde el propio edificio, o contratando una comercializadora de energía renovable 100%.

CO2Nulo se convierte, de esta manera, en el primer sello español que asegura completamente que no se ha emitido dióxido de carbono en el proyecto de construcción. Entonces, ¿hasta ahora qué tipo de certificados se utilizaban?

Para ello hay todo un abanico de opciones a los que arquitectos y constructores pueden acogerse:

VERDE

Desde 2009, el Consejo para la Edificación Sostenible de España, se establece como una de las plataformas más extendidas a nivel regional que evalúan la sostenibilidad de los edificios. Esta asociación pertenece al World Green Building Council (WorldGBC), con presencia en más de 70 países del mundo y es la encargada de dotar de la certificación VERDE. Este sello asegura que parámetros como la gestión de recursos, calidad de la construcción, diseño y ubicación han mantenido unos estándares enfocados a la sostenibilidad.

BREEAM

Originario de Reino Unido, el Building Research Establishment Environmental Assessment Method se convirtió, en 1990, en el primer certificado del mundo con el objetivo puesto en la sostenibilidad. Actualmente sigue siendo uno de los estándares más utilizados internacionalmente gracias a que ha actualizado sus parámetros con los años y que monitoriza gran cantidad de elementos como la gestión de energía, uso de materiales de construcción, tratamiento de desperdicios o monitorización de la contaminación generada.

Active House

Con apenas cinco años desde su creación, esta certificación danesa se está utilizando cada vez en más, tanto en nuevos edificios como en remodelaciones. Con la filosofía de dar más de lo que se recibe, su objetivo es convertir las edificaciones en lugares que aporten positivamente al balance energético y al impacto medioambiental. Su capacidad para generar más electricidad de la que gasta o crear un clima interior sin gastar recursos son algunos de los atractivos que hacen de Active House una referencia en la construcción sostenible contemporánea.

La proliferación de certificados que impulsan objetivos sostenibles, tanto de nuevas construcciones como en renovación de antiguos edificios, pone de manifiesto el cambio hacia una visión ecológica en un sector económico que mira hacia el futuro.

Últimos artículos publicados