Grandes ideas en frascos pequeños

"La ingenuidad de los niños y la ausencia de miedo al fracaso, hace que vean posible lo imposible"
Detalles
Ecoinnova

Las grandes ideas pueden estar en cualquier sitio, incluso sentado en el pupitre del aula de un colegio. Conocemos a jóvenes talentos que tuvieron ideas geniales.

Con el paso de los años, la mayoría de los adultos nos hacemos más escépticos e inseguros, dejando de lado ideas que creemos pueden resultar estúpidas. Sin embargo, la ingenuidad de los niños y, quizás, la ausencia de miedo al fracaso, hace que vean posible lo imposible. Su imaginación no tiene límites y, en ocasiones, esas pequeñas cabezas pueden tener las más grandes ideas.

Os mostramos algunos de los mejores y más curiosos inventos creados por jóvenes talentos:

  1.  Daniel y Lara Krohn

    Son dos hermanos (11 y 9 años) de Jülich, Alemania que vieron clara su idea cuando en un día de intensa lluvia, el depósito de agua del limpiaparabrisas del coche familiar se quedó sin agua. Ambos se preguntaron ¿Por qué no recoger las gotas de lluvia para llenarlo? Dicho y hecho, hicieron la prueba en un camión de juguete y más tarde la marca Ford lo probó en un coche real. ¿Cómo no se le había ocurrido antes a nadie? Así funciona su idea.

  2.  Kiara Nirghin

    No More Thirsty Crops” (No más cultivos sedientos), este es el nombre del proyecto con el que Kiara Nirghin, oriunda de Johannesburgo, ganó a los 16 años la Feria de la Ciencia de Google. En 2016 una gran sequía asoló Sudáfrica, llegando a dejar las reservas de agua de la principal ciudad por debajo del 30%. Kiara pensó que podría utilizar las cáscaras de naranja y de aguacate para crear un polímero que, una vez seco, fuera enterrado en el suelo absorbiendo la humedad y concentrándola para alimentar las plantaciones agrícolas. Sin duda, un invento barato con el que evitar el uso de materiales químicos en los alimentos.

    Puedes saber más sobre la idea de esta joven en www.kiaranirghin.com

    "Gracias a este invento se reduciría la dependencia del petróleo, ahorrando en el proceso de producción y, además, utilizando una materia prima renovable y un producto final biodegradable."
  3. Boyan Slat

    Durante un viaje a Grecia, Boyan Slat, un chico holandés de 16 años, se quedó impresionado con la cantidad de plástico que encontró en el mar. Decidido a buscar una solución, centró su trabajo de ciencias de secundaria en buscar una respuesta al problema. Dos años después presentó su proyecto: la construcción de una barrera flotante de 100km que, aprovechando las corrientes marinas atrape los deshechos plásticos, facilitando así su recogida y lo llamó The Ocean Clean Up. Gracias a su idea, se convirtió en la persona más joven en recibir el premio Inspiración y Acción de la ONU: el PNUMA (Premio de Naciones Unidas para el Medio Ambiente).

    Barco de The Ocean Cleanup
  4. Elif Bilgin

    Esta joven turca de 16 años se hizo en 2013 con el Google Science in Action Award por su investigación sobre la conversión de las cáscaras de plátano en plástico biodegradable. A Elif le picó la curiosidad cuando leyó sobre el uso del almidón de patata para crear bioplástico y pensó: ¿por qué utilizar un producto comestible? De ahí surgió la idea de utilizar un subproducto como las cáscaras de plátano (según su investigación, en Tailandia se desechan hasta 200 toneladas de cáscaras de plátano diarias). Gracias a este invento se reduciría la dependencia del petróleo, ahorrando en el proceso de producción y, además, utilizando una materia prima renovable y un producto final biodegradable.

    Más información sobre Elif en www.elif-bilgin.com

Estos son sólo algunos ejemplos de grandes problemas resueltos por pequeñas mentes inquietas.

Últimos artículos publicados